sábado, 17 de octubre de 2015

Regresión

El sentido del olfato es el más poderoso de nuestros cinco sentidos y también el más antiguo. Al estar conectado directamente al sistema límbico, básicamente donde se producen las emociones, tiene ese poder de que un aroma nos lleve inmediatamente al pasado o que vivamos un recuerdo con una gran intensidad: al pasar por la cocina de un restaurante, el olor del Avecrem te recordará al comedor de tu colegio o, ya que estamos en Garrido, al pasar por la Plaza Barcelona el olor del costo de los hermanos musulmanes llevarte a las tardes de petas y litros en el Luymar.

Cuando era niño el barrio estaba lleno de aromas. El olor seco y dulce de la madera recién cortada en la serrería de Alfonso IX. El del pan horneándose en el obrador del la calle Ávila, los afrutados y dulces de las bodegas donde se compraba el vino a granel, la mezcla de olores de la carne, el pescado y las frutas en el mercado de abastos de la calle El Greco o el aroma cálido y limpio de las tiendas de ropa.

Serrería de Alfonso IX

Otros podrían no ser tan agradables pero también me gustaban, por ejemplo el olor de las sardinas recién asadas en “La Sardina”, creo que este me gustaba ya que cuando podías corretear por allí eran los sábados por la tarde noche. También el olor a alquitrán de las traviesas de madera en la estación de tren cuando el sol del verano las calentaba, éste era el mejor ya que era sinónimo de vacaciones.

A medida que el barrio fue modernizándose y estos pequeños negocios (ultramarinos, bodegas, carnicerías, mercerías…) fueron cambiados por las cadenas de supermercados, gran parte de estos aromas desaparecieron.

Uno  de los últimos que quedaban era la mezcla de olores ácidos pero agradables de los productos de limpieza (detergente, lejía…) con los afrutados de los perfumes de la droguería Lorena en la calle El Greco.  Tras más de 40 años en funcionamiento, cerrará este mes.
La droguería de la Lore



Como señalaron las compis de Vivir en Garrido, el barrio se traspasa . Paseas por las calles y ves cientos de locales con el cartel de se alquila o se vende. Sí, estamos  atravesando una importante crisis y no es sencillo abrir un negocio, pero al final son estos pequeños negocios quienes le dan vida y dinamizan el barrio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario